Para entregar soluciones efectivas y mínimamente invasivas en tratamientos ginecológicos, el director médico de Clínica Ginestética utiliza las más modernas tecnologías en láser. Además de ofrecer productos como el chip de testosterona para mejorar el equilibrio hormonal.

SILLA EMSELLA

La incontinencia urinaria es la pérdida involuntaria de orina. Se trata de un problema higiénico y social que condiciona en muchos casos el quehacer diario de quien lo padece, empeorando su calidad de vida. Afecta a un 10% de las mujeres entre 25 y 64 años y a más del 50% de las personas sobre 65 años de ambos sexos .

La silla BTL Emsella es el primer dispositivo aprobado por la FDA para tratar la incontinencia urinaria y para fortalecer los músculos pélvicos mediante tecnología electromagnética focalizada de alta intensidad. Su gran intensidad provoca contracciones musculares supramáximas del suelo pélvico, zona urogenital y la vejiga, mientras la paciente está cómodamente sentada en el aplicador de Emsella.

Ventajas

  • Reduce en un 75% el uso de compresas.

  • Trata toda la zona del suelo pélvico.

  • Se realiza con la ropa puesta.

  • El 95% de las pacientes se sienten satisfechas.

  • Previene los prolapsos.
  • Refuerza la musculatura del suelo pélvico.

  • Sesiones de sólo 30 minutos.

  • Sin realizar ningún esfuerzo.

  • Interesantes ventajas también en los hombres.

En Ginestética junto al Doctor Jack Pardo son proveedores de esta vanguardista tecnología, que viene a entregar un antes y después a todas la mujeres con una condición de incontinencia o flacidez pélvica, brindándoles mejoras en la incontinencia urinaria, la disfunción sexual y el dolor pélvico.

LÁSER SCITON DIVA ÍNTIMO®

El láser Sciton Diva íntimo® es la última tecnología para el rejuvenecimiento vaginal sin cirugía (Intimalase) y de forma ambulatoria.

También se utiliza para casos leves de incontinencia urinaria (incontilase) y también para la atrofia genital que es el adelgazamiento de la mucosa urogenital.

El uso del láser Sciton Diva íntimo® en la zona genital, forma parte de una lista de procedimientos fototérmicos diseñados para mejorar la elasticidad y tensión vaginal, otorgando una mejor experiencia íntima o sexual.

La luz altamente concentrada del láser Sciton Diva íntimo® promueve la regeneración y creación de nuevo colágeno, tensando y contrayendo la vagina. También en algunos casos puede disminuir la incontinencia urinaria leve.

Ventajas

No es quirúrgico, es mínimamente invasivo, sin incisiones, sin anestesia y es ambulatorio. El procedimiento es rápido, fácil y seguro y su resultado alcanza un alto grado de satisfacción y éxito.

CHIP DE TESTOSTERONA

Como parte del proceso normal de envejecimiento, la función hormonal del cuerpo disminuye lentamente. La restauración de lesta función natural usando pellets (chips) de testosterona, es una manera segura y eficaz para revertir el envejecimiento.

El procedimiento Rejuvchip, introduce en el cuerpo hormonas bio-idénticas que provienen de una fuente botánica. La testosterona (T) del chip, entra en el cuerpo en su forma molecular natural y por lo tanto no altera la fisiología normal, como en el caso de las hormonas sintéticas. Tanto los hombres como las mujeres que utilizan el procedimiento Rejuvchip, disfrutan de una serie de beneficios para la salud.

shutterstock_193596476

Esto tiene sentido, dado a que los síntomas de reducción de la testosterona (T) son universales y afectan a ambos sexos. Los beneficios incluyen un aumento de la energía física y mental, un mejoramiento en el rendimiento sexual, un estado físico saludable y una mejor sensación de bienestar. Las mujeres además, también se benefician con un alivio de los sofocos, el rejuvenecimiento vaginal, el aumento de la densidad ósea, mejora del sueño y el alivio del síndrome premenstrual.

Después de una evaluación adecuada y del consentimiento informado, los chips de testosterona se colocan con anestesia local, a través de una incisión de 3 mm en el área de la cadera.

El procedimiento Rejuvchip se realiza en unos tres minutos y relativamente sin dolor. Los cambios se observan dentro de dos semanas y duran de tres a cuatro meses en las mujeres y de cinco a seis meses en los hombres.